Fuera de Control

El día de hoy te voy a hablar de un tema que afecta, al menos a 1 de cada 3 varones en el mundo; y es la eyaculación precoz.  La eyaculación es definida como la expulsión de semen en la fase del orgasmo masculino; es un proceso regulado por el sistema nervioso y consta de dos fases: la emisión y la expulsión.  Ahora bien, durante la evolución de la sexualidad humanidad, la habilidad para controlar el tiempo de la eyaculación ha sido una de las características más importantes para las relaciones en pareja. Así que, la falta de este control crea en el varón y en la relación de pareja un conflicto.

Una de las problemáticas principales es la falta de una definición unificada para esta disfunción sexual, de allí que sea complejo el abordaje. 

La Asociación Americana de Urología dice que la Eyaculación precoz es”…cuando ocurre antes de lo deseado, ya sea antes o poco después de la penetración, causando angustia a uno o amabas partes de la pareja..”

La OMS (Organización Mundial de la Salud) dice que es “..una incapacidad para retrasar la eyaculación lo suficiente para disfrutar del acto sexual..”

Y la Sociedad Internacional de Medicina Sexual dice que “..es una disfunción sexual caracterizada por una eyaculación la cual siempre o casi siempre se produce antes o dentro de aproximadamente 1 minuto…”

Lo que podemos resumir son tres características principales de la disfunción: el tiempo, el control y el displacer en la pareja.

El tiempo puede ser relativo; es decir puede ser cuantitativamente corto (1,2, ,3 o 5 minutos) o bien parecer corto (10 o 15 minutos); y aun así percibirlo poco tiempo.

El control. Este aspecto es el que hay que resaltar; el tiempo como te digo, es relativo; lo importante es que dentro del autoconocimiento de la sexualidad masculina se reconozca el momento de “eyaculación inminente” y se tome el control.  Los varones que refieren tener “eyaculación precoz” en su mayoría desconocen su propia respuesta sexual y de allí hay que partir para comenzar a tener control.

Y por último, el concepto de displacer en la pareja.  Este aspecto es importante revisarlo cuando se presenta la eyaculación precoz ya que los parámetros entre la respuesta sexual de uno y otro miembro pueden variar, causando una disritmia en el acto sexual y por lo tanto displacer. 

La eyaculación precoz es una disfunción tratable; el éxito de un tratamiento dependerá de un buen diagnóstico que saque a luz el verdadero origen; ya que puede ser multifactorial.  La disfunción puede ser de origen orgánico, de educación en sexualidad, psicológico, de dinámica de la relación, o incluso por factores externos. 

Si crees que tú o tu pareja están teniendo esta disfunción, lo primero que se debe hacer es no auto recetarte y buscar ayuda de un profesional en temas de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: