EL PESCADO

En la época de cuaresma el pescado es un producto realmente solicitado para el consumo diario. El término pescado se aplica a los peces que han sido extraídos de su medio natural, para su utilización como alimento y ahora es una excelente opción para retomar un plan de alimentación saludable.

Valor Nutrimental

Todos los pescados son ricos en proteínas y minerales esenciales; los pescados de mar suelen ser excepcionalmente ricos en ácidos grasos, en especial ácidos grasos insaturados, omega 3 y minerales como el yodo, zinc, fósforo y selenio. Tales elementos combaten los efectos nocivos del colesterol LDL beneficiando inmediatamente al sistema circulatorio,  estos elementos refuerzan al sistema inmune contra los carcinomas.

Pescado blanco

Es el que tiene un bajo contenido en grasas (lenguado, merluza, rodaballo). El pescado blanco gracias a su carne magra -posee entre 2 y 5% de grasa- es especialmente recomendado para incluirlo en la dieta blanda de personas que sufren trastornos digestivos. El potasio que aportan todos los pescados, ayuda a que la presión arterial se mantenga en un nivel adecuado.

Pescado azul

Es aquél que tiene un alto contenido en grasas (bocarte, bonito, caballa, salmón, sardina). Llamado pescado graso, alude a la proporción de grasa inserta entre los músculos del pescado. El pescado azul o graso es un grupo de pescados que contiene más de un 5% de grasa, (aun así es mínima en comparación con la carne roja). La cantidad de grasa influye en la coloración, así que gran parte de los pescados grasos tienen coloración externa con tonos azules. Se ha comprobado que la ingesta regular (2 o 3 veces por semana) de pescado azul favorece la circulación sanguínea, contribuye en la regulación de la presión arterial, es importante para prevenir enfermedades cerebrales y cardiovasculares, como así también, se ha demostrado un efecto positivo en casos de artritis. Dado que los ácidos grasos omega- 3 son esenciales y nuestro organismo no los puede sintetizar, sólo podemos adquirirlos a través de la alimentación y uno de los principales alimentos que almacenan este nutriente tan valioso para nuestro cuerpo es el pescado azul.

Beneficios
El pescado es fácil de digerir y posee un interesante perfil nutritivo. El pescado es fuente de minerales como fósforo, potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro y yodo, de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B12), y los más grasos, vit A y D. Es bajo en calorías. El pescado, sobre todo el de mar, es muy buena fuente de yodo. Fortalece los huesos con pescados cuyas espinas también se comen, como especies pequeñas y enlatadas (sardinas, anchoas) se convierte en una fuente alimenticia de calcio.

Recomendaciones
En general, deberíamos comer más pescado que carne. Se considera una  ración de  125 a 150 gramos. Lo ideal sería unas 2 a 3 veces por semana pescado azul, ya que necesitamos el aporte de ácido grasos esenciales omega-3. Si no hay problemas de hipertensión o retención de líquidos el atún o sardinas son una buena alternativa. El pescado blanco y el marisco podríamos consumirlo entre 4 y 5 veces a la semana. El pescado ayuda al crecimiento y desarrollo durante la infancia, la adolescencia, el embarazo y la lactancia. Fácil de digerir y muy versátil en la cocina.  ¡¡¡ Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!!!

PREVIA CITA

CONSULTA EN LÍNEA

Facebook Vero Callejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: