LA LECHUGA Y SUS BENEFICIOS

Además de ser un rico complemento cuando llevamos a cabo una dieta, sin duda la lechuga también nos ayuda a tratar algunas otras cuestiones de salud, así que si quieren saber que otros beneficios otorga su consumo, esta colaboración les interesará.

En la medicina natural, el empleo de la lechuga se recomienda para tratar problemas de eyaculación precoz, pero eso no es todo, esta planta es al mismo tiempo un sedante y un equilibrador tónico en relación con el sistema glandular, ya que lo tonifica y tanto en los órganos digestivos como en el sistema nervioso produce un efecto como calmante natural.

Es importante saber que desde la edad media se conocían las propiedades medicinales de la lechuga, de hecho, un herbolario inglés llamado Culpeper recomendaba combinar su jugo con aceite de rosas con el propósito de contrarrestar el dolor de cabeza y al mismo tiempo inducir el sueño.

Según este autor, los efectos sedantes de la lechuga se podían comparar con los del opio, pero claro, sin producir la serie de emociones que despertaba este último.

En el pasado, la lechuga se utilizaba para poder tratar el dolor general, por ejemplo, los soldados romanos la llevaban siempre consigo en sus bolsas para poder soportar el dolor que sufrían luego de combatir con el enemigo.

Por otro lado, se ha comprobado que la lechuga sirve como terapia de apoyo para el asma y la diabetes y también para tratar la tos nerviosa, asimismo resulta muy útil para aliviar a personas que están sufriendo dolores crónicos.

Las propiedades de la lechuga se concentran en sus hojas, es por ello que una infusión de esta tiene varias aplicaciones curativas y usos medicinales.

Se recomienda preparar una sencilla infusión utilizando únicamente un litro de agua y cien gramos de lechuga. Primero que nada hay que lavar muy bien las hojas y si es necesario desinfectarlas antes de iniciar el preparado.

El paso siguiente es colocarlas en una olla con el litro de agua y ponerlas a hervir durante quince minutos para posteriormente dejar reposar el preparado por otros diez minutos más, para después colar la infusión y tomar hasta tres tazas por día.

Así que la siguiente ocasión que vean una lechuga, recordarán que se puede consumir no solo en ensalada, sino aprovechar todos sus beneficios también en forma de infusión, es por Salud y Más…hasta la próxim@. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: