Acusa madre de menor sustraída tardanza en activar Alerta Amber

Nazaret del Carmen la Llata Poot, madre de Luna Pedruzzi, infante sustraída por su padre el pasado 28 de enero en Pachuca, acusó que la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH) tardó dos días en activar la Alerta Amber a favor de su hija de 1 año 8 meses.
“Cualquier persona consciente y congruente hubiera activado la alerta”, dijo tras acudir a una audiencia en el Centro de Justicia para la Mujer.
La quejosa advirtió que existe riesgo de que Gabrielle Pedruzzi, padre de la infanta de origen italiano, la haya sacado del país.
La mujer, originaria de Cozumel, Quintana Roo, relató que el pasado 31 de enero, cuatro días después de haberla agredido en esa ciudad, el sujeto la citó en Playa del Carmen, donde tratarían la conviven con su hija. No obstante, afirmó que subió a ambas a su camioneta y no les permitió descender.
Posteriormente, dijo, arribaron a Querétaro, donde aseguró que la golpeó y dejó incomunicada.
De ahí se trasladaron a Hidalgo, donde señaló que el 28 de enero, tras sufrir otra agresión física, la encierró en una vivienda de la colonia Fernández de Lizardi, de donde él sustrajo a la mejor por una ventana, afirmó.
La mujer pidó apoyó para identificar al presunto sustractor, a la menor o al vehículo en el que huyó con la su hija.
Afirmó que, aunque inmediatamente acudió ante las autoridades estatales, hubo la negativa de iniciar la Alerta Amber, pues argumentaron que se “trataba del papá” quien se llevó a la menor. Por ello, se activó hasta el día 30.
“El hecho que sea el papá, no significa que esté bien, porque es una persona con ataques de ira, con consumo de alcohol y mariguana delante de la niña”, advirtió la quintanarroense.
“Hay protocolos tardados, eso hace tardía la movilidad y la fluidez”, lamentó la madre en entrevista.
Por los hechos, Nazaret del Carmen inició una carpeta de investigación en Hidalgo por violencia intrafamiliar y sustracción de menor, y reiteró que teme por la seguridad de su hija.
Afirmó que los padres de Gabrielle, quien bloqueó la comunicación desde ese día, conocen del paradero de la niña, pero se niegan a darle información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: