Representan indigentes sin protección riesgo de contagios del virus SARS-CoV- 2

Un número considerable de indigentes, caminan al margen de diferentes carreteras de la región, incluso ocupan parte de la vía de rodamiento, también en calles de Tulancingo caminan sin rumbo entre la gente.
Lo anterior puede convertirse en un problema de salud pública, ya que representa riesgo de contagios por Covid-19, debido a que estas personas en condición de calle tosen y estornudan, sin protección alguna.
Pío Tomás Marroquín Gómez, director de Sanidad municipal, reconoció que este tema se tiene que poner sobre la mesa con las autoridades de los tres niveles de gobierno, ya que los indigentes no se quedan fijos en un lugar, sino que deambulan por diferentes poblaciones.
El entrevistado indicó que, de repente, algunos indigentes aparecen en la ciudad y al otro día, ya no se les ve.
Comentó que a quienes pernoctan o viven en la calle, les proporcionan un cubrebocas, pero el problema va más allá de que cuenten o no con este aditamento preventivo.
Pese a lo dicho por el funcionario, no hay una respuesta concreta por parte de las autoridades respecto a cómo canalizar a los indigentes a algún centro de atención.
De igual manera, prevalece el riesgo de que la gente en condición de calle muera de hambre, frío o sed, incluso que pueda ser atacada por algún animal o por otras personas.
No se sabe de dónde vienen y ni ellos saben hacia donde van, los indigentes viven a expensas de su suerte, esperanzados en que en algún lugar les brinden comida o agua, pero cuando emprenden camino, es difícil que reciban ayuda.
Algunos automovilistas, así como operadores de los transportes, público y pesado, coincidieron en que tienen que frenar o volantear intempestivamente cuando encuentran a su paso a personas en condición de calle, lo cual puede provocar, choques y volcaduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: