AZÚCARES Y DEPRESIÓN EN FIN DE AÑO

Las fiestas de fin de año se celebran en torno a una buena mesa y con una cierta desorganización respecto a los horarios. La alta ingesta de hidratos de carbono que ofrecen los platillos navideños en conjunto con la disminución de la cantidad de luz que hay en invierno, incrementa la depresión en las personas, pues además tiene efectos sumamente adictivos en los que aparece también la ansiedad. Según los psiquiatras, refieren que quienes tienen alguna alteración bioquímica son más propensos a buscar el tipo de comida decembrina y al consumirlos caen en depresión derivado del proceso químico que tienen por consumir azúcar refinada.  En el sistema nervioso hay un área del cerebro llamada hipotálamo capaz de regular la ansiedad, pero si hay alteraciones bioquímicas no produce la suficiente serotonina que es la encargada de regular las emociones, y en este caso de dar la señal de saciedad, no reacciona: “por ello la persona sigue comiendo” y especialmente comidas con alto contenido de grasas y azúcares simples, ya que las las comidas de las fiestas navideñas suelen contener más grasas (cremas, salsas, aderezos, etc.) y más azúcares, sobre todo azúcares simples (chocolate, pastel, bebidas dulces, postres, etc.). Una comida festiva puede representar más de 2000 kcal, lo que prácticamente equivale a las cantidades diarias recomendadas para una mujer en etapa adulta con actividad física moderada.  El efecto psicológico en una  persona se relaciona con el comer, la satisfacción y el bienestar, por lo que al existir un vacío emocional trata de “llenarlo” con alimentos, de tal forma que en proporción a la carencia emocional que experimenta es “cuando aparecen los atracones”. Otro factor que detona los episodios depresivos es la disminución de la cantidad de luz que recibimos durante el invierno, porque los días se acortan y está relacionado con el estado anímico, apareciendo otra vez la comida.  Así, el patrón de conducta en los mexicanos promociona este tipo de alimentación con las posadas y la propia cena de fin de año, basada en hidratos de carbono simples los que todos están dispuestos a consumir. Sin embargo, la apetencia por esta clase de comida, como son los dulces, ensaladas de navidad, turrones, gelatinas, galletas y todo lo que es el azúcar refinada llegan a ser adictivos a su respuesta a la glucosa, que se eleva, así el cerebro segrega dopamina y después vuelven a bajar los niveles de insulina, lo que es hipoglucemia y por ello aparece el antojo de más dulce. La comida como tal, estimula un área del cerebro llamada núcleo del placer y recompensa. Si usted come algún alimento alto en hidratos de carbono y grasa, este centro se estimula por la dopamina liberada, un afecto de placer, que es el mismo mecanismo que se estimula con las drogas legales o ilegales.  Otra gran aportación calórica también proviene de las bebidas, que para la temporada navideña se encuentran en los ponches, refrescos y alcohol. Al igual que los postres, esas bebidas están preparadas con azúcar refinada y son característicos de la temporada navideña como parte de las reuniones como las posadas, así como en la cena de fin de año.
Debido a que la gente se predispone a comer más por esta temporada y debido a que la gran mayoría se trata sólo de azúcar refinada, contenida en galletas, panes y dulces, aunado a menor exposición a la luz solar, los niveles de depresión tienen una relación directa con el tipo de comida, pero esto se puede controlar.
De modo que si comemos de forma desordenada y descompensada, sin un equilibrio entre los principales macronutrientes y llevamos una vida sedentaria, las hipercalóricas comidas navideñas que a punto están de llegar pueden ser la pauta para un sobrepeso que resulte difícil eliminar. Rompamos con la malsana tradición: cuide su dieta esta fecha. ¡¡¡Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!!!

EXITOSO AÑO 2021

CONSULTORIO DE NUTRICIÓN   cel. 7711300748

PREVIA CITACorreo electrónico: nut.verocc@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: