NUTRE TUS EMOCIONES

Está por finalizar el 2020, así que hoy en Salud y Más vamos a conocer que alimentos son los mejores para poder brindar a nuestro organismo una estabilidad emocional apta, ya que, el no cuidar de esta parte, podría generar conflictos no solo en el tema de salud, sino, afectarnos de manera directa con el proceso o desarrollo de distintas enfermedades.

Por ejemplo, adelgazar no depende solo de las calorías, el cuerpo necesita evitar el estrés y cuidar de sus bacterias, pero sucede que muchas personas calman su ansiedad únicamente mediante “comida emocional”.

En este caso cuando ya se tiene claro que no siempre comemos por hambre, sino porque ya se hizo costumbre que ante cualquier problema de enfado, tristeza o estrés, este se calma comiendo, podemos hacer un cambio para que también mediante ciertos alimentos se vuelva a recuperar la armonía o equilibrio.

Por ejemplo están las grasas Omega3, que constituyen una forma adecuada y natural de ayudar a nuestro cuerpo a evitar la ansiedad, además de que está comprobado científicamente que el consumir este tipo de alimentos disminuye la depresión.

Por su parte la cúrcuma además de anticancerígena, antioxidante, antiinflamatoria y muchas cosas más, posee la preciada facultad de atravesar la barrera hematoencefálica en el cerebro, donde desarrolla su papel neuro protector (beneficioso para enfermedades neurodegenerativas, párkinson, alzhéimer, ictus cerebral) siendo capaz de mejorar el estado de ánimo.

Otra opción es el consumo regular de los fermentados y probióticos, los cuales actúan como equilibradores de la microbiana intestinal, encargada de producir la serotonina del organismo, regulando no solo condiciones del ánimo, sino también las emociones y apetito.

Los frutos secos, las frutas rojas, chocolate, té, y el café, obviamente en dosis adecuadas y sin llegar al exceso impiden la fatiga neuronal y los estados de ansiedad asociados, siendo tomados como apoyo para una mayor relajación.

Recordemos que el hambre emocional se disfraza de apetito, por lo que, el primer paso para detectarla es reconocerla y atender que sentimiento la ocasiona, pero lo más importante es saber que el cuerpo emocional no se saciará hasta encontrar su propio alimento: el cariño, el contacto físico, ejercicio, un masaje, meditación y con ello sentirse en paz. 

Hoy te invito a comer de forma consciente, apreciando la textura de cada alimento al masticar, despacio, saboreando, sentado o sentada a la mesa, sin prisa, tu cuerpo te lo agradecerá…es por Salud y Más…hasta la próxim@

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: