Falsedad de declaración

El sistema de justicia mexicano como los sistemas de justicia a nivel mundial se basan en la buena fe de las personas, por lo que la honestidad de las personas es fundamental para que los sistemas jurídicos funcionen.

Por tanto, es que en el derecho mexicano existe un tipo penal que castiga a las personas que declaran con mentiras ante una autoridad judicial, pero más allá del castigo o de la pena que pueda imponer una autoridad debemos de pensar el daño irreparable que se le impone al sistema jurídico mexicano.

En primer punto, debemos decir que aún y con las pruebas científicas existentes en la actualidad, la primera prueba con la que se apertura cualquier proceso siempre es la declaración de cualquier persona y si bien en la mayor parte de los casos no es determinante para una sentencia, también lo es que en gran medida es suficiente para iniciar un proceso.

En tal sentido, es que un proceso puede ser un verdadero acto de molestia. Máxime para aquella persona que ha sido acusada por hechos falsos o que ha sido demandada por hechos falsos.

Lo anterior, en virtud de que aunque no se quiera será estigmatizada por la sociedad que conozca del propio asunto, bajo el pretexto de que si una persona se encuentra inmersa en un asunto jurídico por algún motivo será cuando ello no tiene ninguna relación lógica.

Por el contrario, debemos de considerar que las personas que se encuentran involucradas en un proceso jurídico pueden tener diversidad de motivos para ello y es nuestra obligación como sociedad evitar prejuzgarla.

Si la sociedad y las personas fuésemos más responsables al momento de emitir las declaraciones correspondientes, el propio sistema sería tanto más eficiente como menos impune en los delitos, siendo un sistema digno de ser reconocido.

En consecuencia, es que una vez más el valor de nuestras instituciones recae en cada uno de nosotros, y nuestra responsabilidad como partes de un proceso y como observadores del mismo, puesto que la honestidad desde una declaración genera la honestidad del propio sistema.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: