Olvidan autoridades dar seguimiento al programa “Yo sin bolsa yo sin popote”

A partir del 15 de abril de 2019, quedó prohibida la distribución de bolsas de plástico y popotes en centros comerciales y tiendas de autoservicio, mientras que el 15 de junio se hizo extensiva esa misma norma en centrales de abasto y mercados, informó, en su momento, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en Hidalgo (SEMARNATH), Benjamín Rico Moreno.
Esta norma fluyó de manera favorable en los centros comerciales, pues a la fecha se mantiene el respeto a la indicación y ya no dan bolsas de plástico a los compradores; sin embargo, en tianguis, tiendas y sobretodo en el comercio ambulante, persiste el uso de bolsas de plástico aunque ahora, dicen, es biodegradable.
Comerciantes del Tradicional Tianguis de los Jueves, reconocen que desde el año pasado no han tenido acercamiento de ningún tipo con las autoridades ambientales de los tres órdenes de gobierno.
Lo mismo expresaron comerciantes de elotes, esquites, hamburguesas y papas fritas, que laboran en la vía pública, quienes desde el año pasado no han recibido ninguna información.
Los comerciantes señalan que las bolsas, vasos, charolas y demás utensilios desechables, ahora son biodegradables, o al menos así se los han hecho saber en los negocios de venta de plástico y desechables, incluso las etiquetas de los productos resaltan esa característica ecológica.
Los distribuidores de bolsa de plástico y productos desechables, señalaron que casi el 100 por ciento de productos que venden ya tienen la característica de ser biodegradables, incluso los fabricantes y sus proveedores les deben de entregar una copia del documento donde la SEMARNTAH les certifica que de verdad sean ecológicos, de lo contrario pueden recibir una sanción.
“Desde la bolsa de rollo, la de camiseta, las bosas negras que usan para la basura, los vasos, etc. traen su certificado, las charolas y vasos de unicel sólo traen que son amigables con el medio ambiente, pero al parecer están avalados por las autoridades”, comentó Perla Duarte, comerciante de desechables.
Agregó que cuando se empezó este programa de la SEMARNATH, varios comerciantes quisieron cambiar el unicel y el plástico por utensilios de cartón y papel, pero les resulta más caro, pues un paquete de platos de cartón con 50 piezas cuesta 55 pesos, mientras que un paquete de charolas de unicel con el mismo número de piezas cuesta 18 pesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: