Prevalecen el pan de muerto y el dulce de calabaza en las ofrendas

Entre las ofrendas y los alimentos, que mayor consumo y demanda tienen, previo y durante los festejos de “Todos Santos”, es el pan de muerto.
Este producto forma parte de una tradición ancestral, que tiene que ver con la gastronomía y con el ritual de honrar a los fieles difuntos.
El pan de muerto, en estas fechas, no puede faltar en la mesa, sobre todo en el desayuno o merienda, acompañado de chocolate de tablilla.
En Tulancingo, la celebración de “Todos Santos” tiene mucho arraigo, ya sea por el legado de las culturas de Mesoamérica, que pasaron por este territorio, combinado con la influencia de los españoles, que a su llegada consideraban que los sacrificios de doncellas eran muy crueles, ya que su corazón era sumergido en amaranto.
Por ello, crearon el pan de muerto hecho con harina de trigo y cubierto de azúcar roja, para representar el corazón de una doncella, tal como lo explica José Carlos Mayoral Castro, propietario de una panadería.
El padre de este joven, Hipólito Mayoral García, con más de 50 años en el ramo panadero, comentó a RUTA que la elaboración del pan de muerto, es muy diferente a los demás, incluso quienes se dedican a esta actividad van con otro tipo de mentalidad, pues saben que este producto forma parte de una gran tradición en Tulancingo.
Sobre los ingredientes, Mayoral García especificó que son adquiridos en el municipio, principalmente el huevo, el azúcar y el queso.
“No son productos artificiales, si aquí tenemos a la mano productos de buena calidad. Eso es lo que hace la diferencia con el pan etiquetado”.
Y aunque las corrientes extranjeras, específicamente el Halloween, han ganado terreno sobre la celebración de los fieles difuntos, ya lo dice el viejo refrán: “En vida o en muerte, no hay persona ni alma que se resista a comerte”.
DULCE DE CALABAZA
Otro producto emblemático de esta temporada, es el dulce de calabaza, de origen prehispánico y típico en la ofrenda de “Día de Muertos”.
De acuerdo con las creencias, su peculiar forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte, mientras la bolita superior simboliza el cráneo.
En el tianguis de Tulancingo, la calabaza se puede adquirir en diferentes puestos, pero ¿Acaso tiene la misma demanda de años anteriores?
En un sondeo realizado ayer (jueves), la mayoría de los entrevistados dijeron que al menos en Tulancingo, tanto el pan de muerto como el dulce de calabaza, prevalecen y tienen mucha demanda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: