Layda es palomeada en Palacio para Campeche

Hace tres años llamó ya saben quién a Layda Sansores.

Le dijo más o menos así:

-Necesito llenar un hueco en la Ciudad de México. Álvaro Obregón se va a perder, pero quiero que vayas tú…

Layda, siempre conflictiva, trató de defenderse:

-Te entiendo y te agradezco que pienses en mí, Andrés, pero a mí me interesa Campeche.

Juntos revisaron encuestas y ambiciones y sellaron el compromiso de revisar la situación tanto de la alcaldía como de la candidatura campechana.

La hija del priista, el también conflictivo Carlos Sansores Pérez, se retiró confiada en haber comprado su postulación para gobernadora en 2021.

Estaba en lo cierto.

Ya ha sido palomeada en Palacio Nacional junto con Alfonso Durazo para Sonora y David Monreal para Zacatecas, y sólo un escándalo político o de corrupción, podría interponérsele.

Insistirá en una posición a la cual ha aspirado muchas veces pero ha sido derrotada sucesivamente por los candidatos priistas.

LA ALCALDÍA ABANDONADA

Aquí cuenta la relación y no los resultados.

A Layda Sansores se le ha señalado por abandonar su responsabilidad y dejar a segundos el manejo de una alcaldía tan importante.

No a todos sus segundos, pues el poder lo ha  usufructuado Alberto Esteban, de Administración y Finanzas, con alguna participación de Erick Reyes, director de Gobierno.

Los dos tienen ambiciones de relevar a su todavía jefa formal, lo mismo que  Guillermo Ramírez, director de Participación Ciudadana.

También aspira Héctor Ulises García, de plena confianza de Claudia Sheinbaum desde sus tiempos del CEU.

Otra es la diputada federal Lorena Villavicencio, mal vista desde el poder por honesta, manifestarse contra algunas disposiciones del Presidente y haber jugado con Porfirio Muñoz Ledo.

En su camino se cruzan Rafael Luna Alviso y su compañera Marcela Silva, concejal y por fortuna ninguno relacionado con el ex delegado Leonel Luna, ahora en busca de apoyo del PAN.

Estos tienen las encuestas, a ver si ganan la designación.

SINERGIA DELGADO/PALACIO

1.- Temíamos fallar.

Si no cumplían la instrucción el INE de Lorenzo Córdova y las encuestadoras comisionadas, pudieron haber dado el triunfo a Porfirio Muñoz Ledo para presidente de Morena.

Pero no, todo salió a gusto del poder y hay fiesta en Palacio Nacional porque desde ya trabaja en sinergia con Mario Delgado para las elecciones del 2021.

Hay una acotación: Parametría de Francisco Abundis siempre tuvo adelante a Delgado sobre Muñoz Ledo.

2.- Salió memorioso Francisco García Cabeza de Vaca.

Recordó a ya saben quién sus reclamos y su controversia constitucional en 2002 para allegar más recursos al entonces Distrito Federal.

“En ese entonces quien era el Jefe de gobierno era usted y, ¿sabe qué?, Tenía razón. Yo le pido que por eso se ponga en nuestros zapatos”, le dijo de frente.

El reclamo es de las 32 entidades federativas: más participaciones, más apoyo, mejor reparto de la captación fiscal.

Y 3.- En San Luis Potosí salió un gallo para la elección a gobernador del año próximo.

El panista Marco Gama venció a morenistas, priistas y perredistas en 1998 y asegura estar seguro de teñir una vez más de azul a la entidad en 2021.

Por confianza pidió ya licencia como senador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: