Política en llamas por elecciones

Política en llamas por elecciones

Candidatos se proyectan en campaña

LA FARZA DEL PRESIDENCIALISMO

El pueblo es sabio, presumía en sus repetitivos discursos de campaña en su imparable ascenso hacia la Presidencia de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador. Y el fin de semana, miles de manifestantes del FRENNA, reunidos en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México lo confirmaron rotundamente.

El mandatario federal estableció que se va a respetar el derecho a la libertad de expresión y la forma pacífica es dicha vía, para que se puedan lograr cambios de fondo en los regímenes. No coman ansias, van a haber elecciones en todo el país y luego yo me voy a someter a la revocación del mandato, dijo desde Hermosillo, Sonora. Se resolverán las diferencias en las que ellos (refiriéndose a los conservadores) quieren el régimen y están molestos, porque ya no hay corrupción ni privilegios.

Así, quien quiere juzgar a los ex Presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, también será juzgado en un marco de legalidad legítimo, con la participación del pueblo ocultando el desánimo por el fracaso de la Cuarte Transformación y de un gobierno fallido.

Frente a la exigencia de resultados en este nuevo orden presidencial, los mexicanos que van perdiendo la confianza e incluso el respaldo que con respeto se había ganado inventando un mundo fantástico, salen a las calles a manifestar su rechazo, ante un evidente arrepentimiento social que comenzará a reflejarse en lo político a corto plazo.

Las elecciones de este 2020 en Estados como Coahuila e Hidalgo, darán inicio a un proceso de quita máscaras y los ciudadanos dejarán de simular, para terminar con las aspiraciones de camaleones interesados en conquistar nuevos horizontes.

Los invitados incómodos del partido Morena, se muestran impacientes y desesperados porque obviamente no cuentan con la aceptación de la mayoría de los hidalguenses, en distintos municipios en los que es muy probable que la gente, ya tenga su voto definido y razonado hacia candidatos más confiables, a los que en esta recta final promueven el triunfo reflejado en los debates político electorales a distancia, que marcan un precedente en la época moderna, utilizando la tecnología para llegar al mayor número de electores, vía internet y las redes sociales, accesibles desde un  teléfono celular.

La participación de las mujeres candidatas a las presidencias municipales de los distintos partidos, tienen más argumentos humanistas y realistas al promover con éxito y dignidad, sus campañas y sus propuestas que comparten con la ciudadanía en los medios de comunicación electrónicos con transmisiones en vivo y los impresos; todas respetadas por su esfuerzo libre y verdaderamente democrático y sin mentiras ni engaños.

Es difícil creer que en la actualidad, la política en nuestro país esté ardiendo en llamas por una simple razón: que existen candidatos del partido de “moda”, que dieron el gran salto a las nominaciones, cuando en realidad nunca pertenecieron a él desde su nacimiento y este es el principio del fin.

Las elecciones de este 2020, dieron comienzo en lo impredecible, pero al paso de los días y en la recta final de estas campañas, se va definiendo la supremacía popular que por su naturaleza y autenticidad, el voto defenderá a varios candidatos “Independientes”.

Por otro lado, la capacidad y experiencia política ubica en un escenario totalmente natural y de cara a la gente desde el centro del lugar donde nació, el abanderado priista Jorge Márquez Alvarado, participó en el debate “mañanero” de este lunes transmitiendo desde el Jardín la Floresta de Tulancingo, en el que se compartió una imagen de paz social; dibujando lo que es Tulancingo y los tulancinguenses.

EXPRESIÓN DE

REALIDAD POLÍTICA

Las historias de la victoria se escriben con propuestas y proyectos realistas, jugando limpio por sobre las diferencias ideológicas y partidistas, en el ring político respaldadas por los hechos. Las y los candidatos buenos y malos, cargan con lo que tienen (lo positivo y lo negativo), y lo llevan por toda su campaña.

Los discursos de denostaciones y ataques destructivos contra los adversarios son una base muy frágil, que se rompe al término de la etapa de campañas. El natural talento e instinto político, no necesita mostrarse con violencia tratando de defender lo indefendible, en estas elecciones atípicas en las que las crisis que ha generado la pandemia del coronavirus hacen más vulnerable el ambiente político y social.

Las elecciones prácticamente virtuales y a distancia en el Estado de Hidalgo, están en pleno apogeo y el mayor interés de los ciudadanos y el esfuerzo de candidatas y candidatos, florece entre un escenario de jóvenes fieles a sus ideologías, rompiendo desigualdades y éticas políticas fifís.

El mayor reto de las elecciones para la renovación de las 84 alcaldías en esta entidad federativa, es superar la gran insatisfacción de la gente hacia todos los partidos y sus líderes que no han podido vencer la desigualdad social de la que se desprenden los representantes de la élite política una vez logrado ganar las elecciones.

El daño ya está hecho y sobre un escenario diferente totalmente circunstancial cada abanderada y abanderado, modernos y tradicionalistas, se presentan una vez más como la única alternativa de progreso.

La legitimidad del voto razonado dependerá del candidato más que del instituto que representa con arraigo y respeto al pueblo, respaldados por su trayectoria de lealtad. En esta recta final de las campañas, políticos y pobladores de cada municipio, enfrentan una situación inimaginable porque tienen la responsabilidad de construir el futuro, a partir de las votaciones del 18 de octubre; no sólo de esta entidad, sino de todo el país.

Hay candidatos tradicionalistas, candidatos inexpertos que por primera vez probarán la miel y la hiel de la política, candidatos saltarines y candidatos oportunistas, que defienden su dignidad de contendientes y de todas las formas, es válido porque representan los distintos sentimientos de los hidalguenses; desde la gratitud hasta el rechazo y el coraje, desde lo público y lo privado, cada quien juega sus cartas buscando y ofreciendo salir de la pobreza y de las crisis, que envuelven a los pobladores y se suman a las propuestas, a cambio de asegurar una vida más prospera.

Inclusive hay propuestas de candidatas y candidatos, que rinden frutos desde este momento consolidando su dominio con nombre y apellido. Sin embargo, la calificación definitiva de la gente será el 18 de octubre, cuando los sufragios decidan la gloria para unos y la claudicación de la ambición y el poder para otros; ambos casos serán una manifestación clara y legítima de justicia social. Con el paso del tiempo y el vacío de poder de nuestros gobiernos y autoridades, aprendimos que no gana el mejor sino el menos peor… hasta entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: