El poder inquisitivo en el abreviado

En la Edad Media los juicios eran a puerta cerrada, sin que existiera derechos por parte de los reos a defenderse, un sistema jurídico que el propio Márquez de Beccaria en su tiempo describió como una propia tortura.

Hoy el sistema de justicia ha cambiado, en aquella época las personas eran aprisionadas sin un juicio justo sin que primero fueran escuchas, eran encarceladas en lugares tortuosos, donde no conocían el motivo de su aprisionamiento.

En aquella época la persona era exhibida en público para que toda persona supiera que era perseguida y acusada por un delito que en gran número de veces aún no era sentenciado.

Durante el medioevo a los prisioneros se les quitaban sus tierras, sus propiedades, se les incomunicaba, y se les impedía tener contacto con persona alguna durante un largo periodo de tiempo hasta en tanto pudieran conocer el motivo por el cual habían sido encarceladas.

Posterior a toda la tortura ya mencionada, el fiscal de aquel entonces se acercaba a la persona privada de su libertad y le ofrecía un trato capaz de salvarlo: su confesión, una persona que decidiera confesar el crimen podría ser hasta liberada o tener una mejor calidad de vida en prisión.

En el mayor número de las veces aquel preso que ya había perdido su prestigio, familia, propiedades, libertad e inclusive sus ganas de vivir, sin lugar a dudas aceptaba tal acuerdo.

Hoy ha cambiado completamente el sistema de justicia, aunque no en su totalidad, puesto que todavía a las personas que se les acusa de un delito de prisión preventiva oficiosa se les priva de su libertad sin un juicio previo.

Todavía a través de la Ley de Extinción de Dominio sin ser culpables a las personas se les priva de sus bienes y a través de las normas administrativas en los CEFERESOS se les priva de ver a sus familiares, pero más aún son públicamente vistos como culpables perdiendo su prestigio.

Hoy el Estado también propone un acuerdo por medio del cual pueden declararse culpables a cambio de una pena mucho e incluso salir. Me parece que los cambios aún no han sido trascendentes.

Lic. Juan Fernando González Espinosa

juanfer_lm@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: