Los bienes del Municipio

Los bienes muebles e inmuebles son parte del patrimonio de un municipio, y están a resguardo de la administración municipal y de sus habitantes. Para la seguridad de estos bienes se requiere primeramente hacer público el inventario y los ciudadanos deben estar atentos ante cualquier cambio:

“Son bienes inmuebles; los que se encuentran fijos en el suelo y no pueden ser removidos o desplazados fácilmente  como son los terrenos, edificios, bardas, parques, jardines, plazas públicas y algún otro que reúna estas características. Además se pueden considerar  en este grupo, todas aquellas cosas que se encuentran bajo la superficie, tales como cimientos, tuberías; las que forman parte de las instalaciones de un edificio: puertas ventanas, rejas, candiles, cancelería etc. 

Son bienes muebles todos aquellos que forman el equipo de oficina; sillas libreros, anaqueles, máquinas de escribir y que por sus características pueden ser movidos o desplazados fácilmente…Los bienes muebles en condiciones normales de uso, tienen bastante duración…”  

Debemos considerar también el patrimonio cultural como patrimonio del municipio y la nación:

“Se entiende por Patrimonio Cultural; los bienes muebles e inmuebles, debidos a la obra de la naturaleza, a la obra del hombre o a la obra combinada del hombre con la naturaleza que presentan interés desde el punto de vista histórico, arqueológico, estético y etnológico.”

Los bienes culturales se clasifican en:

Bienes inmuebles: a) Sitios naturales y paisajes. b) Obras arquitectónicas edificios aislados, rurales pueblos y ciudades. c) Obras de ingeniería: Vías de comunicación, puentes, construcciones hidráulicas, murallas y fortalezas. d)  sitios y zonas  arqueológicas.

Bienes muebles: a) Pinturas y esculturas. b) Libros, documentos escritos. c) Instrumentos, agrícolas, religiosos, musicales. d) Joyas y monedas entre otros.

Sin embargo en todos los municipios de Hidalgo, cada vez que se inicia una administración municipal muchos de estos bienes están en riesgo o en peligro de desaparecer, y generalmente cambian de dueño o cambia el uso del suelo. Así se han esfumado edificios de escuelas, avenidas junto con bellos árboles, vías verdes o sea las vías férreas en desuso, iglesias, capillas mercados, bibliotecas, parques y jardines, áreas boscosas.

Cuantos mercados municipales se convierten  plazas comerciales de propiedad privada en diferentes ciudades, laderas de los cerros aparecen fraccionadores que lotifican el terreno. En Tulancingo y en todo el estado han desaparecido bellas avenidas y antiguos caminos reales, que se convierten en caminos particulares y  van a dar a fraccionamientos privados o fincas propiedad de ediles, gobernadores o funcionaros públicos.

Por lo tanto el  ayuntamiento debe dar a conocer el Inventario de bienes inmuebles y muebles del municipio, así como la reserva territorial del municipio, el Catálogo e inventario de bienes inmuebles  del Patrimonio cultural de la ciudad de Tulancingo, y la población tiene el derecho de conocer y defender lo que se considera patrimonio de todos los mexicanos.

Hasta el próximo viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: